Embarazo de gemelos

El tipo de embarazo múltiple más común es el de mellizos. Esto ocurre cuando dos óvulos son fecundados por dos espermatozoides diferentes. En estos casos, cada mellizo tiene su placenta y su saco amniótico. Pueden darse embarazos de mellizos en el que los bebes son del mismo sexo o de sexo diferente. Desde el punto de vista genético, no tendrán más similitud que la habitual que hay entre dos hermanos.

En cambio, el embarazo de hermanos gemelos idénticos ocurre cuando un solo óvulo fecundado se divide y se desarrollan dos fetos. Generalmente, cada bebé tiene su propio saco amniótico, aunque pueden llegar a compartir la placenta. Los gemelos serán del mismo sexo y se verán exactamente iguales. Genéticamente, los dos bebés serán idénticos.

Cualquier tipo de embarazo múltiple se diagnostica antes del parto. Una de las primeras pistas es un útero más grande de lo normal o más de un latido del corazón fetal. Las sospechas muy a menudo se confirman en la primera ecografía.

Un embarazo múltiple necesitará más cuidados que los normales.

Durante esta etapa, puedes esperar:

  • Más efectos secundarios: puedes ver intensificadas las dolencias más comunes del embarazo como náuseas, vómitos, fatiga, dolor abdominal, dolor de espalda.
  • Chequeos más frecuentes: hazte a la idea de que deberás visitar más a menudo a tu ginecólogo, porque serán necesarios chequeos más continuos para asegurarte de que los bebés se desarrollan correctamente.
  • Más énfasis en determinados nutrientes: necesitarás más Ácido fólico, calcio, hierro, proteínas y otros nutrientes esenciales. Si ya estás comiendo saludablemente, mantén ese hábito. Seguramente tu médico también te recomendará un suplemento de hierro.
  • Mayor aumento de peso: si bien mantener un peso adecuado durante el embarazo es más saludable para el bebé y te permitirá adelgazar más rápidamente después del parto, cuando se trata de un embarazo múltiple es necesario que aumentes entre 16 y 20 kilos. Podrá parecer mucho, pero sólo son 300 calorías adicionales al día. De todas formas, el incremento recomendable de peso dependerá de cada mujer, por lo que tu ginecólogo te deberá guiar en este aspecto.

Aunque la gran mayoría de los embarazos múltiples tienen como resultado bebés sanos, cualquier embarazo con gemelos o más embriones, se considerará de riesgo. Y cuanto más bebés lleves en tu interior, mayor es el riesgo de complicaciones. Los riesgos más comunes son:

  • Nacimiento prematuro : Los embarazos múltiples tienen una mayor probabilidad de nacer antes de tiempo, lo que aumenta la probabilidad de que pueda haber problemas de salud.
  • Peso saludable: Lo habitual es que gemelos y trillizos no alcancen el peso adecuado antes de nacer. Los bebés que nacen con poco peso tienen una mayor probabilidad de tener algún problema de salud y de tener que pasar un tiempo en la incubadora después de nacer.
  • presión arterial alta: Las madres de gemelos son más propensas a desarrollar presión sanguínea alta durante el embarazo, con sus consiguientes complicaciones.
  • diabetes de la gestación: La diabetes de gestación es más común en las mujeres con más de un feto en su placenta. En caso de desarrollarla, lo más probable es que puedas controlarla mediante dieta y ejercicio, pero en caso de ser necesario, deberás inyectarte insulina ya que la diabetes gestacional podría traer problemas para ti y tu bebé porque puede dañar la placenta y aumentar el riesgo de problemas respiratorios en el momento del nacimiento;
  • Síndrome de transfusión gemelo a gemelo: es una complicación poco frecuente pero grave que ocurre en gemelos idénticos cuando la sangre fluye de un bebé al otro a través de una placenta compartida.

Comments are closed.