Presión alta (hipertensión) durante el embarazo

La presión arterial es la presión por la que circula la sangre por las arterias. Los parámetros normales de la presión arterial son, para la presión sistólica o también conocida como presión alta, menor a 120 y la diastólica o también conocida como baja, menor a 80. Se dice que una persona sufre de hipertensión (presión alta) cuando su presión “alta” es mayor a 140, y la “baja” mayor a 90.

Durante el embarazo, existe la posibilidad de desarrollar hipertensión arterial aun cuando no se padecía antes. También puede ocurrir que ya se padeciera hipertensión antes de quedar embarazada, pero que esto salga a la luz con los análisis propios del embarazo.

Aunque muchas de las mujeres que tienen presión arterial elevada tienen bebés saludables que no tienen problemas serios o graves, el hecho de tener una presión elevada es malo tanto para el feto como para la madre, ya que aquellas mujeres que tienen la presión elevada son más proclives a tener ciertas complicaciones durante el embarazo.

Los efectos de una elevada presión arterial varían de suaves a severos. La presión alta puede dañar los riñones de la madre y otros órganos y causar que el bebé nazca con poco peso o se produzca un parto prematuro .

En los casos de presión alta durante el embarazo, lo mejor es acudir al médico para que pueda diagnosticar bien el problema y atendernos para evitar que el problema pase a mayores. En la mayoría de los casos, los médicos recomiendan mucho reposo y descanso.

Fuente: NHLBI

Comments are closed.