Los pechos y los pezones en el embarazo

Los cambios en los pechos y en los pezones son habituales durante el embarazo. Estos cambios se deben al proceso por el que está pasando su cuerpo para ser madre y a los cambios hormonales que sufre durante este periodo. Además, durante el embarazo su organismo se está preparando para poder amamantar al bebé cuando ha nacido.

Algunos de los cambios más habituales en los pechos son:

  • Dolor y mayor sensibilidad en los pechos.
  • Crecimiento de los pechos. Esto se debe a la acumulación de grasa en los senos. Durante los primeros meses de embarazo los senos empiezan a aumentar notoriamente su tamaño.
  • Secreción de una sustancia espesa de color amarillento denominada calostro. No todas las mujeres segregan calostro durante su embarazo y algunas lo segregan cuando se ha dado a luz. Esto dependerá del organismo de cada mujer. El cuerpo se está preparando para amamantar al bebé y antes de producir leche, produce esta sustancia llamada calostro. Luego el cuerpo produce una leche conocida como de transición, y entre el quinto y décimo día después de haber dado a luz, el cuerpo esta en condiciones de producir leche propiamente dicha.
  • Aparición de estrías en los pechos. Esto se debe al aumento de tamaño de los pechos en poco tiempo. Al estirarse la piel , puede producirse picazón y molestia y pueden hacerse visibles algunas estrías. Para evitar la aparición de estrías, lo mejor es usar alguna crema hidratante o antiestrías.
  • Aparición de venas muy marcadas en los senos. Esto se debe al aumento del flujo sanguíneo en los pechos. Esto hace que las venas se vuelvan más grandes y visibles.

Algunos de los cambios más habituales en los pezones son:

  • Oscurecimiento de los pezones y de la areola, que es la piel que se encuentra alrededor de los pezones. Esto se debe al aumento de hormonas que influyen en la pigmentación de la piel.
  • Agrietamiento de los pezones.

Como cuidar las mama en el embarazo

  • Se recomienda enjuagar los pezones con abundante agua y evitar el jabón ya que reseca la piel.
  • Mientras te bañas o en algún momento del día, puedes aprovechar para masajearte suavemente en los senos.
  • Si el aumento de tamaño te molesta, puedes usar sostenes para dormir.
  • Usar en lo posible sostenes de algodón, que sean cómodos y no mantengan demasiado apretados los senos.
  • A ser posible, estar al menos un ratito durante el día sin sostén para favorecer el contacto de los pechos con el aire.
  • Si hay secreción de calostro, se pueden usar almohadillas protectoras para estos casos particulares para que puedas mantenerte seca.
  • Para evitar las estrías, puedes usar alguna crema hidratante o antiestrías. Ante cualquier duda, lo mejor es consultar con el médico el producto a utilizar.

Si notaras algún cambio extraño, o los pezones se encontraran muy lastimados o agrietados, lo mejor es que consultes con el médico para ver que se puede hacer al respecto.

Comments are closed.